Saltar al contenido

La ira, por qué ocurre y cómo manejarla

En esta entrada de blog hablaremos sobre la ira, por qué es una emoción secundaria, por qué es una emoción útil y formas de lidiar con ella.

Sue Parker Hall escribió el libro ‘Anger, Rage and Relationship an Emphatic Approach to Anger Management’ (2009), que contiene muchos conocimientos sobre la ira. Esta cita: «Me sentí enojado el tiempo suficiente hasta que ella me dijo que su verdadero nombre era dolor». nos ayuda a comprender esta emoción, porque a veces la ira en sí misma no es la emoción principal que experimenta la persona. Puede ser simplemente un subproducto y es una emoción secundaria. La dificultad que está teniendo la persona es un problema subyacente del que a veces no es consciente.

La ira es una emoción humana básica y todo el mundo la experimenta en algún momento de su vida. Por lo general, se desencadena por un dolor emocional, un sentimiento desagradable que ocurre cuando creemos que hemos sido heridos, maltratados, contradichos en nuestras creencias arraigadas o cuando nos enfrentamos a obstáculos que nos impiden alcanzar nuestras metas personales. Es explosivo y lo abarca todo, por lo que una vez que se apodera de nosotros, a veces puede llevarnos tiempo restablecernos y calmarnos.

La ira también es una emoción útil. Rosa Parks, la costurera negra de 42 años, que tomó asiento en un autobús en la América segregada en diciembre de 1956, demostró su desafío cuando se negó a ceder su asiento a una persona blanca. Con razón, la población negra boicoteó la compañía de autobuses durante todo un año y optó por caminar a casa. Esta única acción fue la chispa que encendió el movimiento de derechos civiles de los negros en Estados Unidos, lo que demuestra cómo, cuando la ira se canaliza claramente, podemos ver cuánto puede cambiar las cosas.

En 2006, el informe The Boiling Point sobre la ira de la gente se realizó en el Reino Unido y, a pesar de ser bastante antiguo, revela cuán prevalente es la ira allí.

  • El 65% de los trabajadores de oficina había experimentado ira en la oficina.
  • El 45% del personal perdía los estribos periódicamente en el trabajo.
  • El 53% de las personas había sido víctima de acoso laboral.
  • El 65% de las personas expresó su enfado por teléfono (26% por escrito y 9% cara a cara).
  • En la Unión Europea, Gran Bretaña fue el país con mayor violencia en las carreteras.
  • El 5% había tenido una pelea con su vecino.
  • Casi el 30% de las personas encuestadas dijeron que tenían un amigo cercano o un familiar que tenía problemas para controlar su ira.
  • Más del 10% dijo que tenía problemas para controlar su propia ira.
  • El 25% dijo que les preocupaba lo enojados que se sentían a veces.
  • El 20% dijo que había terminado una relación o amistad, por cómo se comportaba esa persona cuando estaba enojada.

Quienes buscaron ayuda, lo hicieron con sanitarios, como terapeutas, médicos de cabecera o enfermeras, en lugar de amigos, familiares, trabajadores sociales o empleadores de organizaciones voluntarias.

En España se cree que la situación es similar. Más del 10% de la población admite tener problemas para controlar su ira, pero menos de uno de cada siete busca ayuda para solucionar el problema. Esto hace que, por regla general, la población no sepa gestionar esta emoción, lo que va en detrimento de las relaciones familiares, el trabajo y el bienestar de las personas que le rodean.

La ira puede verse como una emoción guardaespaldas que protege otras emociones como el miedo, la vergüenza o el rechazo e impide que sean vistas. Puede hacer que una persona se sienta aislada e incomprendida. También tiene otra función, ligada a la agresión, que es algo que la mayoría de la gente quiere evitar. Cuando la gente se enoja, existe una tendencia natural a vincular la ira y la violencia, pero no siempre es así.

La ira se puede utilizar para proteger y encubrir otros sentimientos vulnerables como la vergüenza, el miedo o la pérdida. Cuando nos sentimos amenazados o atacados, la ira surge y aleja a la gente. Como dice el viejo refrán «el ataque es la mejor forma de defensa». Es una emoción secundaria y se genera cuando otras emociones se vuelven incontrolables.

Podemos verlo como un iceberg, con emociones subyacentes o desencadenantes que pueden ser difíciles de identificar debajo. En lugar de estar alerta a las pistas en la narrativa de una persona, tratando de captar su tristeza, entusiasmo o vergüenza y reflejárselas, vinculándolas con sus emociones, es necesario escuchar lo que dice, sus palabras, para intentar descubrir qué es lo que le enojó. Si escuchamos a alguien que está enojado durante el tiempo suficiente, generalmente podemos evaluar por qué está enojado. Una vez que identificamos la emoción principal y podemos nombrarla, normalmente nos ayuda a gestionarla mejor. Cuando exponemos esa emoción subyacente, la ira a menudo desaparece, ya que ya no es necesaria y el guardaespaldas desaparece, aliviando así las situaciones difíciles.

Los desencadenantes de la ira pueden incluir sentirse:

  • amenazado o atacado
  • frustrado o impotente
  • como si nos estuvieran descontando o tratando injustamente
  • como si los individuos no respetaran nuestros sentimientos o posesiones
  • afectado por experiencias históricas, tales como: abuso, abandono y pérdida.

Todas estos elementos pueden desencadenar la ira y, a veces, debemos tener cuidado de no provocar la ira de alguien sin darnos cuenta.

Un apego desorganizado es cuando un niño necesita ser amado por su cuidador principal, quiere amor o quiere estar apegado a él, pero el cuidador lo aterroriza o lo rechaza debido a la forma en que lo ha tratado. Como resultado, experimenta conflictos dentro de él mismo y cuando se acerca a alguien a quien ama, este miedo surge. En algunos casos, puede convertirse en apego reactivo, cuando los niños atacan a personas cercanas a ellos porque quieren ser amados, pero cuando expresan esa emoción también experimentan un deseo abrumador de protegerse, lo que lleva a la ira y en algunos casos a la agresión. Psychology Today afirma que: ‘las personas que se apegan de forma desorganizada oscilan a partir de dos impulsos biológicos cada vez que se presenta la oportunidad de apegarse en la vida: la necesidad de pertenecer (amar y conectarse con los demás) y la necesidad de sobrevivir (protegerse uno mismo). ).’ Por lo tanto, es importante considerar abordar el apego cuando alguien habla de su enojo.

Todas las emociones de una persona deberían ser bienvenidas. Podemos sentir tristeza, alegría o pérdida pero también enojo. Tener que contener la ira puede hacer que la gente se enoje más. Entonces, cuando hablamos con alguien con mucho enojo podemos decirle: ‘Mira, puedes enojarte tanto como quieras siempre y cuando no me lastimes ni destroces la habitación.’ Generalmente lo respetan si les das permiso para enojarse, pero con un límite respetuoso.

Peter Van Den Berg co facilitó grupos de gestión de la ira en el hospital privado de Roehampton y su trabajo se analizó en el informe «Boiling Point». Afirma que “el grupo utiliza juegos de roles y herramientas prácticas para expresar y manejar la ira. Van den Berg ha ideado un mnemotécnico ‘ASDA’.» El acrónimo representa:

Apropiado: utilizar la expresión adecuada de enfado en el momento adecuado, en el lugar adecuado, hacia la persona adecuada y en la cantidad adecuada. Es importante porque nos ayuda a gestionar nuestra ira, para que podamos reflexionar y aprender a utilizarla de forma adecuada.

Espontáneo: no reprimir nuestra ira. El secreto es dejarla salir un poco, aprender a expresar lo que nos pasa y descubrir cómo nuestra voz puede evitar que se acumule hasta el punto de explotar.

Directo: ser directo y decir por qué sentimos enfado. ‘Me siento enojado porque…’.

Asertivo: ser asertivos, expresarnos, respetar los derechos de los demás y los propios, en lugar de ser pasivos o agresivos.

ASDA es una especie de desarrollo personal, que nos coloca en una posición en la que podemos encontrar nuestra voz para poder decir lo que nos sucede de manera articulada, para hacer que nuestra voz se escuche y entender que la gente nos está escuchando.

La rabia es un período de ira extrema o violenta. En su libro, Parker Hall sugiere que, en relación con el desarrollo infantil, la rabia es anterior a la ira como mecanismo de afrontamiento cognitivo preverbal que proporciona un mecanismo de supervivencia o «un sistema de autocuidado (Kalsched, 1996) que se moviliza en la primera infancia, principalmente» como un grito de ayuda (rabia ardiente) cuando falla el ambiente de acogida (Winnicott, 1965) y no se satisfacen las necesidades del bebé”. Si un niño no tiene la capacidad de articular lo que está pasando y se enfurece mucho, esto puede continuar durante toda su vida. Se conecta con el apego, porque nuestros estilos de apego y la forma en que nos conectamos con otras personas tienen que ver con cómo manejamos esa rabia infantil cuando no teníamos voz, cuando no podíamos articularla o no podíamos escapar. Cuando analizamos la ira, siempre hay algún tipo de problema de apego en el fondo. Si escuchamos la narrativa de las personas enojadas, descubrimos que su enojo se debe a su infancia o a lo que les sucedió cuando eran niños, con la participación de uno o ambos padres. Necesitamos separar la rabia y la ira, y pensar en la rabia como la base real de la ira.

Es importante ver la ira como un efecto, no como una causa. La causa está en otra parte. Parker Hall dice: “En mi opinión, la forma en que se define la rabia es muy importante para determinar qué tan relevante es la ayuda que percibe la gente y qué tan bien se involucran. En mi experiencia, aquellos con quienes he trabajado inmediatamente resuenan con mi especulación de que probablemente no se pensaba que las emociones fueran muy importantes en sus primeros años de vida y que probablemente les habían sucedido muchas cosas que no habían podido aceptar o procesar’. La psicoeducación (aprender la mecánica de cómo nos comportamos para ayudarnos a aprender a sanar) es útil cuando trabajamos con la ira, ya que puede ayudarnos a ver si resuena con nosotros. Una vez que reconocemos esto, podemos comprender por lo que estamos pasando y que estamos siendo comprendidos y escuchados.

Hay algunas experiencias culturales que pueden causar enojo. El trauma no procesado produce rabia inconsciente, que se presenta como ira. El trauma puede provenir de una variedad de experiencias: el soldado que regresa de un conflicto, el refugiado que huye de la persecución o el adulto que lleva dentro un niño asustado. Vemos la ira en las personas tanto en un contexto cultural como terapéutico, por lo que necesitamos comprender los elementos externos que han contribuido a la ira de una persona.

Podemos pensar en la ira no como un demonio que necesita ser domesticado, sino como una herida que necesita ser curada. Casi toda persona enojada es una persona herida. Puede que su comportamiento no sea útil para ellos ni para los demás, pero su ira proviene de alguna herida profunda en su historia.

Algunas formas de afrontar la ira:

  • Resolver problemas del pasado. Si te sientes capaz de comprender lo que te hace sentir enojado, podrás resolver problemas del pasado y evitar que este sentimiento se acumule nuevamente en el futuro. Busca la ayuda de un terapeuta si te parece que no puedes hacerlo solo. Que alguien nos escuche sin juzgarnos puede calmarnos lo suficiente como para poder hablar sobre el tema de fondo.
  • Ser constructivo, no destructivo. Cuando estés irritado por algo, intenta regular tus emociones y cuéntale a las personas que te rodean por qué estás enojado. Si hablas con calma y haces peticiones en lugar de exigencias, los demás respetarán tus argumentos y te escucharán.
  • Calmarse. Cuando empieces a sentir que la ira comienza a crecer dentro de ti, detente y piensa por un momento. Esto te dará tiempo para reflexionar sobre la situación y considerar cuál es el mejor comportamiento para responder a ella. Como dicen: «Respira hondo y cuenta hasta diez antes de hablar».
  • Retirarse. Si te sientes tan enojado que no puedes hablar o sientes que puedes ser violento con otra persona o cosa, lo mejor es abandonar la situación. Intenta descubrir qué te hace sentir enojado para saber cuándo dejar la situación de lado.

Referencias:

‘Preparing to Work with Anger’ (Lees-Oakes 2020). Lees-Oakes R 2020, ‘Anger iceberg’, delivered 7th July 2020.

Sanitas: problemas de ira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *